Noticias.

El Aleph de la lectura en la Fenal

16 Abril 2019 185

Por Tania Preciado

El primer libro que leí llevaba años arrumbado en casa de mi abuela, en su lomo decía: Asesinato en el Orient Express.

Definitivamente era un título escabroso e intrigante para una adolescente de 12 años que hasta el momento solo ‘devoraba’  cuentos clásicos, alguna página de la enciclopedia de historia que tenía papá en casa y otras publicaciones encontradas durante los acostumbrados paseos dominicales; desde las populares Periquita o La Pequeña Lulú hasta las tiras del suplemento especial en el periódico, las cuales siempre deseó fueran tan extensas como las demás secciones, hasta que… un buen día, encontró su propio aleph, arrinconado en un polvoriento librero.

El relato de aquel libro me atrapó para siempre, tal vez por eso dicen que las primeras impresiones nunca se olvidan. Agatha Christie es, al día de hoy, más que una joya en mi historial literario, ese gran pórtico para entrar a un paraíso del que a veces no quisiera volver.

Actualmente, estos pórticos son más sencillos de encontrar gracias a la creación de reuniones literarias que nos acercan no solamente a esos textos tan disfrutables, sino a los autores que soñaron esa idea.

En León, corría el año de 1990 cuando se organizó por primera vez la Feria Nacional del Libro Infantil y Juvenil, y aunque ahora la conocemos como Fenal y las proporciones que ha alcanzado son mayúsculas, su razón de ser no ha cambiado para fortuna de todos nosotros. En ella, no sólo se concentran miles de ejemplares a la venta, también se convierte en una experiencia que como las primeras impresiones, no se olvida fácilmente.

Algunos de mis recuerdos más nítidos vienen con los conciertos de Jarabe de Palo, Hello Seahorse y Nortec, que se presentaban en el área conocida como el Telón de la Palabra, incluyendo en su boleto de acceso un ticket de descuento para canjear en la adquisición de películas o libros que hicieran falta en tu colección.

Desde hace tres años, mi trabajo como reportera de Tv4 Cultura me ha dado la oportunidad de hacer realidad sueños que no había calculado: platicar con José Gordon sobre El inconcebible universo y otras maravillas, con el hijo de ‘El Chango’ García Cabral sobre la vida y obra de su padre, con Xavier Velasco sobre el Diablo guardián que todos llevamos dentro o con Roberto Gómez Junco, quien me mostró cómo se conoce a las personas de adentro hacia afuera y no al revés; tampoco olvido la charla con uno de mis moneros favoritos, Trino, quien nos divirtió con sus viñetas en el libro Historias desconocidas de la conquista, o con Benito Taibo que nos trajo algunos Cuentos de buenas noches para las niñas rebeldes que gozan del placer de la lectura. En un lugar muy especial guardo también el redescubrimiento de grandes clásicos ilustrados por artistas que saben llegar directo al alma como Juan Gedovius con su versión de El Principito, y la charla con Irvine Welsh sobre el Viaje ácido provocado por la lectura de sus textos y las adaptaciones cinematográficas convertidas en el sello de una época.

Gracias a escenarios como El Patio de los Cuentos, en mis recuerdos desfilan importantes compañías teatrales y de danza tanto locales como nacionales, que hemos visto crecer y convertirse en clásicos que buscamos con antelación en el programa; desde personajes como Maruca Hernández que año con año baila y canta con los niños, hasta grandes sorpresas como Luis Pescetti en un concierto que invariablemente te provocará unas buenas carcajadas, pasando por la amplia variedad de cuenta cuentos y actividades itinerantes que llenan los pasillos de un fervor literario que a mí en lo personal me encanta, me hace volver cada año y no deja de sorprenderme, porque también he descubierto que un aleph no es suficiente, cuando la curiosidad es inagotable.  

El Aleph de la lectura en la Fenal… extensión de una Imaginación enriquecida.

 

 

Tania Preciado: Licenciada en Ciencias de la Comunicación, reportera de Tv4 Cultura y conductora de FascinArte, desde donde difunde el arte y la cultura generados en el estado de Guanajuato, México y el mundo.

DEJA UN COMENTARIO