INSTITUTO CULTURAL DE LEÓN
INSTITUTO CULTURAL DE LEÓN

Destacado

Lo más buscado

Hazle al cuento y Niños Escritores 2019

Una de las fantasías adultas para quienes amamos el mundo de la literatura infantil, es poder viajar por la mente y la fantasía de un niño mientras está inventando un cuento. Pero esto es imposible, y nos quedamos con el anhelo caro y grande de regresar a nuestra propia infancia y tratar de rememorar una fantasía de la que ya solamente quedan borrosas sombras. Ante tal desazón, andamos como locos inventamos instituciones culturales cuya maquinaria y compleja forma de funcionamiento, deriva y destila al final, un elixir incomparable: un libro hecho por niños. Lo abrimos de puntillas para no espantar al encanto, lo leemos, y con los brazos abiertos, volvemos a volar sin paracaídas.La alegría de la presente edición es doble, puesto que, además del goce mismo de la literatura en su origen más puro, estamos festejando el 25° Concurso Estatal de cuento por y para niños “Hazle al cuento” del cual, en la categoría de entre seis y ocho años, se recibieron 82 trabajos; mientras que para la categoría de entre nueve y doce años, los trabajos participantes ascendieron a 140. Podríamos agregar la frase cursi y vacía de que todos los trabajos son ganadores, pero en el fondo sabemos que los verdaderos trabajos premiados, son aquellos que más ventanas y puertas abiertas abren para dejarnos explorar su fantasía. Por eso se agradece a todos los participantes.La alegría de la presente edición ahora es triple, puesto que estamos incluyendo en este volumen los trabajos premiados del 3er. Concurso Niños Escritores, organizado en conjunto con la Dirección General de Educación. Estos textos son resultado de talleres literarios realizados en las bibliotecas municipales; el mejor ejemplo de que una biblioteca no sólo es una casa de libros, sino también una incubadora de letras. Para este concurso se recibieron 57 trabajos.Sean bienvenidos y bienvenidas a esta fiesta de palabras, todas ellas, pistas ingeniosas para llegar al tesoro invaluable de la fantasía de niños y niñas quienes, dicho sea de paso, no son el futuro de la humanidad, sino que con sus alas en blanco y negro, sobrevuelan y recrean nuestro presente.

Ver más...

Su afectísimo y atento (Epistolario)

En el origen de Su Afectísimo y Atento… (epistolario) de Federico Esparza González se encuentra esa disputa con la historia de bronce. No es gratuito que el libro abra con dos develaciones de monumentos de nuestra historia patria y de nuestra propia formación sentimental y cívica: el Cura Hidalgo y el Pípila. Al primero, el autor escribe:Imaginarlo tocando a deshoras de la noche la puerta de aquella “casa de muchachas” para refocilar el cuerpo entre el mullido abrazo de una india apetecible… (…) Saberlo progenitor de cinco retoños quienes (con la discreción del caso) reconoció suyos, es entender su condición viril, su constitución de ser humano no mutilada por la etiqueta de su profesión sacerdotal…En cada una de las cartas, Federico nos acerca a alguno de los aspectos menos conocidos del personaje o bien nos aproxima a parte de la realidad que lo vio nacer o muchas veces es visto desde una perspectiva contemporánea no al destinatario, sino al destinador.Esto nos da una peculiaridad más del libro. Aquí tenemos a un emisor, un dibujante y una voz narrativa que tienen como destinatario a 15 personajes de la historia de México ubicados en territorios del Bajío y sus alrededores. Alejandro García

Ver más...

De cocina y otras maravillas. Recetas y retozos

Ver más...

Tiempos Modernos. Arquitectura del siglo XX en León

Las calles de León son las venas de un sistema vivo; son vías de comunicación, pero también espacio de encuentro y escenario que soporta gran parte de la vida cotidiana. Además de ello, sobre todo en el centro Histórico y nuestros barrios tradicionales, son memoria caminable y un libro abierto que nos habla de cómo se ha ido conformado nuestra ciudad y, en última instancia, de lo que somos.Han pasado más de 440 años desde que comenzó a trazarse la Villa de León y casi 90 desde que ésta adquirió la categoría de ciudad, tiempo durante el que nuestra urbe se ha reconfigurado constantemente, en medio del choque de fuerzas en el que han tomado parte catástrofes naturales, expansiones ansiosas, demoliciones tajantes, edificaciones memorables y esfuerzos de preservación.Arrasada en más de una ocasión por inundaciones. León no conserva muchas construcciones virreinales; pero des finales del siglo XIX fue acumulando un valioso patrimonio edificado que da testimonio de la laboriosidad y espíritu indeclinable de no darnos por vencidos que ha caracterizado a nuestra gente.Reconocer y poner en valor este patrimonio es fundamental para construir nuestra identidad, para asumir una memoria colectiva y mantener viva la historia, no como una entidad añejada y desconectada del presente, sino capaz de integrarse con nuestro tiempo y de convivir con nuevas realidades, ritmos y vocaciones. También es importante para construir una visión de futuro y proyectarnos con orgullo hacia el mañana.Entre las tareas que este gobierno municipal ha planteado en el Programa de Gobierno 2018-2021m está la reconversión de zonas emblemáticas, con acciones como la realización de una ruta histórica y cultural, así como la instalación de una gerencia del Centro Histórico y un grupo que realice labores tanto de promoción como de gestión social de barrios tradicionales; todo como parte de nuestra apuesta por construir un León atractivo, competitivo y divertido. Saludo con entusiasmo este esfuerzo del Instituto Cultural de León por documentar y dar a conocer parte del patrimonio arquitectónico acumulado por nuestra ciudad en el transcurso del siglo XX y, sobre todo, por aquilatar las contribuciones de la modernidad y darle su valor, como testimonios históricos y estéticos, no sólo a los grandes edificios públicos, sino también a construcciones domésticas, de las que quizá antes no nos habíamos percatado.Sin duda ese será uno de los grandes aportes de este libro: darnos unos nuevos ojos para ver lo que nuestra ciudad guarda e inspirarnos a trabajar por un León cada vez mejor.Héctor López SantillanaPresidente Municipal de León APÉNDICEEste libro surgió a partir del estudio sobre arquitectura del S. XX elaborado por el equipo de Fomento Cultural y Patrimonio del Instituto Cultural de León, apoyado por alumnos de arquitectura que realizaron su servicio social en la Institución. Desde el 2016 se han analizado y catalogado más de 250 inmuebles en las colonias Centro, Bellavista, Arbide y Andrade. La labor de registro continúa hasta la fecha. Durante este proceso caminamos por las calles de León, observamos detenidamente sus fachadas y escuchamos las historias de quienes las habitan; con el fin de conocer la riqueza del patrimonio edificado y buscando con esto, entender la manera más completa lo que ha llevado a León a construirse como la ciudad que conocemos.Cada habitación a la que entramos tiene una mente detrás que la planeó. Hay ideas que se convierten en espacios a partir de imágenes en una revista, de elementos que alguien vio en un viaje, en la casa de un amigo o de las corrientes de moda del momento; otras vienen desde la imaginación de algún arquitecto con una formación específica, un conocimiento técnico y una habilidad para traducir las necesidades de quien lo contrató: y en algunos casos, especialmente a principios de siglo, se construyen a través de autores anónimos, de quienes no podemos rastrear una trayectoria. Cada detalles no habla de una época. Desde el ancho de una banqueta hasta el color de un azulejo, la peculiaridad de una escalera o la modulación de un ventanal: delatan cómo vivimos y cómo pensamos. Es importante recalcar y no olvidar, que la casa es de quien la habita y es apropiación la arquitectura. Somos nosotros quienes le damos vida, la cuidamos, le damos mantenimiento e incluso llegamos a reflejar en ella parte de nuestra personalidad.Nos encontramos en casas abiertas, rodeadas de jardín y muros bajos que nos remiten a un León con un ritmo de vida tranquilo mayor seguridad en las calles, viviendas con mayor vinculación hacia el exterior y donde se procuraba hacer comunidad entre vecinos. Imperaba el valor de la paciencia, que se veía reflejado en el cuidado minucioso de los detalles; resultado del tiempo invertido en la supervisión de los procesos constructivos.No pretendemos volver a vivir en el León de 1950 ni car en la nostalgia de tiempos pasados, sino comprender el valor, los aciertos y la huella que representan las edificaciones del S. XX en la ciudad contemporánea a nivel urbano y social. Es pertinente cuestionarnos con qué valores nos seguimos identificando e incluso cuales ya no nos significan; la falta de apropiación ha ocasionado que se vuelva más sencillo derrumbar una casa que revivirla. A medida que entendemos el valor de cada construcción y reconozcamos su potencial, podremos realizar mejores intervenciones, proyectadas con respeto, en las que logremos dar una segunda vida a lo que pareciera viejo o que ya no sirve. Reconocemos y agradeceremos la generosa colaboración de todos los involucrados en este proyecto; quienes llevaron a cabo las gestiones para poder concretarlo, los que realizaron trabajo de campo para recuperar la información, aquellos que nos compartieron su tiempo para revisar y validar, y de manera especial a los que confiaron en nosotros, nos abrieron sus puertas y nos contaron sus historias. Es solo en colaboración que se puede propiciar una verdadera reflexión. Esperamos que a partir de este libro logremos mirar la ciudad con otros ojos; unos ojos que nos permitan asombrarnos y admirar la historia detrás de las obras arquitectónicas que configuran nuestra ciudad. Paulina Amador OliverosCatalogación de fincas del S. XX

Ver más...

Hazle al cuento y Niños Escritores 2018

La literatura infantil escrita por los propios niños, es uno de esos escasos lugares de la imaginación en donde todavía es posible la pureza, es decir, la posibilidad de encontrar en una expresión artística, el origen mismo del espíritu. No nos referimos entonces a la pureza como candidez, o como ausencia de malicia (¡hay cuentos hechos por niños del todo inquietantes!). Nos referimos a que la pureza en los textos de los niños, no pasan aduana del mismo modo que los textos de adultos, no tienen pasaporte con fotografía ni deben de quedar bien con nadie.Algunos expertos en literatura infantil, han señalado la preocupante abundancia de textos para niños escritos por adultos, en comparación con los cuentos hechos por los propios infantes. Preocupa porque los adultos tienen la tendencia de dejar una moraleja; o de vender muchos volúmenes; o de responder a una “línea editorial”. Los niños en cambio, expresan su sentir a través de la palabra sin obstáculos y con la naturalidad que sólo otorga el no temer hacerlo “correctamente”. Para los niños, escribir no es un trabajo con ataduras, es una ventana abierta a la manera en que ellos respiran el mundo.Sin embargo, no quiere decir que los adultos no puedan ni escribir ni leer textos infantiles. De hecho, es muy probable que la mitad de las personas que lean este libro, no sean niños. Pero el país en donde habitan los textos infantiles escritos por niños, tiene tres reglas indispensables sin las cuales no es posible ingresar: la primera, es leerlos sin compararlos con los textos de adultos, muchos mayores saldrían perdiendo. La segunda, es leerlos sin pedirles una lógica formal, su pensamiento es mágico y simbólico. Y la tercera, es otorgarles el beneficio de la duda, de que lo que se narra en sus cuentos quizás sea del todo cierto, por fantástico que parezca. Los niños no escriben cuentos, los habitan.Es por todo lo anterior, que nos congratulamos por editar nuevamente cuentos de niños escritos por niños. Gracias chicos por este gran regalo. Así habrá más niños leyendo a niños, más lectores aprendiendo de su pureza para narrar, y más adultos visitando el fascinante mundo en donde habitan.

Ver más...

Nuestra señora de los Señora de los Ángeles merece estrenar un templo barroco remodelado.

Ver más...

Aliados Fenal