INSTITUTO CULTURAL DE LEÓN
INSTITUTO CULTURAL DE LEÓN

En vivo

#CircuitoFenal

Activa tus datos y da click para recorrer el circuito.

Lo más buscado

El Inconcebible Universo sueños de unidad

Un viejo sueño cruz los cerebros de Albert Einstein, Edward Witten y Stephen Hawking: también los de Walt Whitman, Jorge Luis Borges y Octavio Paz. Es el sueño de que, más allá de las apariencias, todas las expresiones y fuerzas de la naturaleza podrían estar unificadas.En este fascinante ensayo, el escritor José Gordon nos interna en el ejercicio de imaginación que realizan ciencia y literatura, con sus respectivos instrumentos, para tragar de sondear un universo que desafía todas nuestras nociones. Con información de primera mano de científicos de vanguardia como el premio Nobel de Física George Smoot o como Roger Penrose y Leonard Susskind, nos encontraremos con los mapas más audaces de nuestro tiempo que intentan abrir nuevas ventanas de la naturaleza. Estas indagaciones, algunas de ellas no exentas de polémicas, tienen el misterio y atractivo de un buen relato literario entremezclado magistralmente con las exploraciones de narradores como Isaac Bashevis Singer, Amos Oz o Fernando del Paso, que también rondan el sueño de un nivel de la existencia que rebasa las fronteras del espacio y del tiempo: ¡el Aleph de Borges a la vista!El inconcebible universo, maravillosamente ilustrado por Patricio Betteo, nos invita a asomarnos, por el ojo de la cerradura, a un memorable viaje poético y científico de múltiples cuerdas y dimensiones que se quedarán vibrando en la imaginación del lector. Ya no sé si José Gordon nos enseña en este libro los elementos de poesía que existen en el pensamiento científico o nos muestra los elementos de la ciencia que están en la poesía. Qué feliz confusión. Físico Gerardo Herrera, líder del equipo mexicano en el proyecto ALICE en el Gran Colisionador de Hadrones.

Ver más...

Tiempos Modernos. Arquitectura del siglo XX en León

Las calles de León son las venas de un sistema vivo; son vías de comunicación, pero también espacio de encuentro y escenario que soporta gran parte de la vida cotidiana. Además de ello, sobre todo en el centro Histórico y nuestros barrios tradicionales, son memoria caminable y un libro abierto que nos habla de cómo se ha ido conformado nuestra ciudad y, en última instancia, de lo que somos.Han pasado más de 440 años desde que comenzó a trazarse la Villa de León y casi 90 desde que ésta adquirió la categoría de ciudad, tiempo durante el que nuestra urbe se ha reconfigurado constantemente, en medio del choque de fuerzas en el que han tomado parte catástrofes naturales, expansiones ansiosas, demoliciones tajantes, edificaciones memorables y esfuerzos de preservación.Arrasada en más de una ocasión por inundaciones. León no conserva muchas construcciones virreinales; pero des finales del siglo XIX fue acumulando un valioso patrimonio edificado que da testimonio de la laboriosidad y espíritu indeclinable de no darnos por vencidos que ha caracterizado a nuestra gente.Reconocer y poner en valor este patrimonio es fundamental para construir nuestra identidad, para asumir una memoria colectiva y mantener viva la historia, no como una entidad añejada y desconectada del presente, sino capaz de integrarse con nuestro tiempo y de convivir con nuevas realidades, ritmos y vocaciones. También es importante para construir una visión de futuro y proyectarnos con orgullo hacia el mañana.Entre las tareas que este gobierno municipal ha planteado en el Programa de Gobierno 2018-2021m está la reconversión de zonas emblemáticas, con acciones como la realización de una ruta histórica y cultural, así como la instalación de una gerencia del Centro Histórico y un grupo que realice labores tanto de promoción como de gestión social de barrios tradicionales; todo como parte de nuestra apuesta por construir un León atractivo, competitivo y divertido. Saludo con entusiasmo este esfuerzo del Instituto Cultural de León por documentar y dar a conocer parte del patrimonio arquitectónico acumulado por nuestra ciudad en el transcurso del siglo XX y, sobre todo, por aquilatar las contribuciones de la modernidad y darle su valor, como testimonios históricos y estéticos, no sólo a los grandes edificios públicos, sino también a construcciones domésticas, de las que quizá antes no nos habíamos percatado.Sin duda ese será uno de los grandes aportes de este libro: darnos unos nuevos ojos para ver lo que nuestra ciudad guarda e inspirarnos a trabajar por un León cada vez mejor.Héctor López SantillanaPresidente Municipal de León APÉNDICEEste libro surgió a partir del estudio sobre arquitectura del S. XX elaborado por el equipo de Fomento Cultural y Patrimonio del Instituto Cultural de León, apoyado por alumnos de arquitectura que realizaron su servicio social en la Institución. Desde el 2016 se han analizado y catalogado más de 250 inmuebles en las colonias Centro, Bellavista, Arbide y Andrade. La labor de registro continúa hasta la fecha. Durante este proceso caminamos por las calles de León, observamos detenidamente sus fachadas y escuchamos las historias de quienes las habitan; con el fin de conocer la riqueza del patrimonio edificado y buscando con esto, entender la manera más completa lo que ha llevado a León a construirse como la ciudad que conocemos.Cada habitación a la que entramos tiene una mente detrás que la planeó. Hay ideas que se convierten en espacios a partir de imágenes en una revista, de elementos que alguien vio en un viaje, en la casa de un amigo o de las corrientes de moda del momento; otras vienen desde la imaginación de algún arquitecto con una formación específica, un conocimiento técnico y una habilidad para traducir las necesidades de quien lo contrató: y en algunos casos, especialmente a principios de siglo, se construyen a través de autores anónimos, de quienes no podemos rastrear una trayectoria. Cada detalles no habla de una época. Desde el ancho de una banqueta hasta el color de un azulejo, la peculiaridad de una escalera o la modulación de un ventanal: delatan cómo vivimos y cómo pensamos. Es importante recalcar y no olvidar, que la casa es de quien la habita y es apropiación la arquitectura. Somos nosotros quienes le damos vida, la cuidamos, le damos mantenimiento e incluso llegamos a reflejar en ella parte de nuestra personalidad.Nos encontramos en casas abiertas, rodeadas de jardín y muros bajos que nos remiten a un León con un ritmo de vida tranquilo mayor seguridad en las calles, viviendas con mayor vinculación hacia el exterior y donde se procuraba hacer comunidad entre vecinos. Imperaba el valor de la paciencia, que se veía reflejado en el cuidado minucioso de los detalles; resultado del tiempo invertido en la supervisión de los procesos constructivos.No pretendemos volver a vivir en el León de 1950 ni car en la nostalgia de tiempos pasados, sino comprender el valor, los aciertos y la huella que representan las edificaciones del S. XX en la ciudad contemporánea a nivel urbano y social. Es pertinente cuestionarnos con qué valores nos seguimos identificando e incluso cuales ya no nos significan; la falta de apropiación ha ocasionado que se vuelva más sencillo derrumbar una casa que revivirla. A medida que entendemos el valor de cada construcción y reconozcamos su potencial, podremos realizar mejores intervenciones, proyectadas con respeto, en las que logremos dar una segunda vida a lo que pareciera viejo o que ya no sirve. Reconocemos y agradeceremos la generosa colaboración de todos los involucrados en este proyecto; quienes llevaron a cabo las gestiones para poder concretarlo, los que realizaron trabajo de campo para recuperar la información, aquellos que nos compartieron su tiempo para revisar y validar, y de manera especial a los que confiaron en nosotros, nos abrieron sus puertas y nos contaron sus historias. Es solo en colaboración que se puede propiciar una verdadera reflexión. Esperamos que a partir de este libro logremos mirar la ciudad con otros ojos; unos ojos que nos permitan asombrarnos y admirar la historia detrás de las obras arquitectónicas que configuran nuestra ciudad. Paulina Amador OliverosCatalogación de fincas del S. XX

Ver más...

La Ex Cárcel Municipal de Léon. Memoria, patrimonio e identidad.

La ex cárcel municipal de León: memoria, patrimonio e identidad ofrece información relevante, planos, imágenes y fotografías sobre el contexto, los diversos usos y los acontecimientos más sobresalientes ocurridos alrededor de este inmueble histórico.De la mano de tres especialistas en la materia, conoceremos la historia de los recintos carcelarios en León, desde el virreinato hasta el siglo XX, cómo estuvo organizada la cárcel municipal de varones de 1902 a 1986, los diferentes usos que tuvo el predio que ahora alberga el Museo de las identidades Leonesas y la descripción arquitectónica del inmueble.El Instituto Cultural de León, a través del Museo de las identidades Leonesas, investiga y difunde la riqueza que guarda el patrimonio cultural de los leoneses con la finalidad de dar a conocer los procesos que han marcado el devenir de nuestra sociedad. De esta manera promueve su apreciación, disfrute y conservación para heredarlo a las futuras generales.

Ver más...

León Virreinal. Piezas sueltas

La obra permite entender, a partir de la microhistoria, los casi 250 años de vida virreinal en León. Presenta la revisión de 17 piezas de patrimonio arquitectónico, que muestran las pistas de la Nueva España que no se han perdido en la ciudad bajo sus respectivas capas de modernidad mexicana. Hablar del León virreinal es un rompecabezas al que le faltan muchas piezas. El objetivo es aportar, por sucinto que sea el producto, a una tarea común, tratar de entendernos y poder contarnos cómo es que llegamos hasta aquí, para empezar a pensar en que más queremos para León y cómo lo haremos, porque la historia sigue corriendo.

Ver más...

Ya Vivido

Ver más...

Nuestra señora de los Señora de los Ángeles merece estrenar un templo barroco remodelado.

Ver más...

Aliados Fenal