INSTITUTO CULTURAL DE LEÓN

Hazle al cuento y Niños Escritores 2018

Autor(a): Ganadores

Editorial: Instituto Cultural de León, Dirección General de Educación

Sello: Instituto Cultural de León, Dirección General de Educación

$165

Información de contacto

De venta en las instalaciones del Instituto Cultural de León de 9:00 a 16:00 horas.

Sinopsis

La literatura infantil escrita por los propios niños, es uno de esos escasos lugares de la imaginación en donde todavía es posible la pureza, es decir, la posibilidad de encontrar en una expresión artística, el origen mismo del espíritu. No nos referimos entonces a la pureza como candidez, o como ausencia de malicia (¡hay cuentos hechos por niños del todo inquietantes!). Nos referimos a que la pureza en los textos de los niños, no pasan aduana del mismo modo que los textos de adultos, no tienen pasaporte con fotografía ni deben de quedar bien con nadie.Algunos expertos en literatura infantil, han señalado la preocupante abundancia de textos para niños escritos por adultos, en comparación con los cuentos hechos por los propios infantes. Preocupa porque los adultos tienen la tendencia de dejar una moraleja; o de vender muchos volúmenes; o de responder a una “línea editorial”. Los niños en cambio, expresan su sentir a través de la palabra sin obstáculos y con la naturalidad que sólo otorga el no temer hacerlo “correctamente”. Para los niños, escribir no es un trabajo con ataduras, es una ventana abierta a la manera en que ellos respiran el mundo.Sin embargo, no quiere decir que los adultos no puedan ni escribir ni leer textos infantiles. De hecho, es muy probable que la mitad de las personas que lean este libro, no sean niños. Pero el país en donde habitan los textos infantiles escritos por niños, tiene tres reglas indispensables sin las cuales no es posible ingresar: la primera, es leerlos sin compararlos con los textos de adultos, muchos mayores saldrían perdiendo. La segunda, es leerlos sin pedirles una lógica formal, su pensamiento es mágico y simbólico. Y la tercera, es otorgarles el beneficio de la duda, de que lo que se narra en sus cuentos quizás sea del todo cierto, por fantástico que parezca. Los niños no escriben cuentos, los habitan.Es por todo lo anterior, que nos congratulamos por editar nuevamente cuentos de niños escritos por niños. Gracias chicos por este gran regalo. Así habrá más niños leyendo a niños, más lectores aprendiendo de su pureza para narrar, y más adultos visitando el fascinante mundo en donde habitan.

Semblanza