INSTITUTO CULTURAL DE LEÓN
INSTITUTO CULTURAL DE LEÓN

Ganadores de Cuento corto y Poesía libre 2021

Compartir:

Los Premios de Literatura León 2021, integrados por el XVII Concurso de Cuento Corto y el XIV Concurso de Poesía Libre, han dado a conocer los trabajos ganadores de ambas categorías: El ladrón de palabras y La llaga, respectivamente.

Jennyfer Cabrera Vega, originaria de Querétaro pero residente de León, fue elegida como ganadora en la categoría de Cuento Corto gracias a su obra El ladrón de palabras. El jurado, conformado por Laura Baeza y Antonio Martínez, seleccionaron dicha historia por el manejo de características como la reinterpretación del uso del lenguaje de forma propositiva y el tratamiento contemporáneo de la palabra. En dicha categoría, se emitió una mención honorífica para Habacuk, escrito por el celayense Pablo García Mandujano, debido a ser un cuento bien desarrollado y llevado en general, donde impera la condición humana.

En cuanto a la categoría de Poesía libre, Zauriel Alejandro Martínez Hernández resultó ganador con la antología titulada La llaga, un trabajo proveniente de San Luis de la Paz seleccionado por ser un poemario poderoso con imágenes bellas, pero también desconcertantes, con un tono contemporáneo y muy original, y una musicalidad muy diversa que le da un gran ritmo a cada texto, según Alejandro Paniagua, quien formó parte del jurado en dicha categoría, integrado además por Mariana Orantes, quien expresó sobre la obra lo siguiente: “Tiene imágenes cotidianas que apelan a lo humano y sostienen bien el cuerpo del poema. Logra llevar cosas que vemos todos los días al plano poético, apela al dolor común. No es sólo una voz poética fija, sino que va cambiando con cada poema”. El jurado también decidió otorgar una mención honorífica al poemario Poltergeist, escrito por la irapuatense María del Rosario Cázares Morales, debido al uso de voces muertas de personajes de otras épocas para apelar al sentimiento, un ejemplo valioso de la poesía mística contemporánea y una propuesta que puede llevarse a gran término en un futuro.

En esta edición, fueron recibidos un total de 171 trabajos, de los cuales 115 fueron para la categoría de Cuento corto y 56 para Poesía Libre. La premiación de los ganadores, así como la presentación del libro con las obras seleccionadas, se llevará a cabo en el marco de la 32 Feria Nacional del Libro de León, Fenal.

Noticias relacionadas

Sumar esfuerzos para fortalecer la Fenal

Por: Luis Antonio Alanís Villarreal La pandemia por COVID-19 nos ha forzado a dar pasos agigantados para adaptarnos a la nueva normalidad, el uso y la intervención de la tecnología para comunicarnos y conectarnos ha sido clave y dio un giro histórico. El año pasado vimos cómo por primera vez la Feria Nacional del Libro de León, en su edición 31, se llevó a cabo de manera virtual; la Fenal se reinventó con el objetivo de asegurar el encuentro con el diálogo, conocimiento, imaginación y las experiencias únicas a través de la lectura; para darle la continuidad y la oportunidad al impulso del talento local y la industria editorial, pero lo más importante, para conectar con más personas que aman la lectura. Estamos sumamente contentos que la próxima Fenal 32 sigue apostando para extender su alcance con los lectores, pues la idea híbrida que ya se viene manejando en eventos nacionales e internacionales, ahora será implementado en el programa multicultural de esta feria. Es un gusto que la figura del Administrador de Servicios Municipales tuviera participación por primera vez en el proyecto como parte del apoyo y supervisión a los trabajos de la Gerencia del Centro Histórico; sumando estrategias para la creación de la ruta del festival que será llamado ‘Circuito Fenal’, una logística que abarcará cuatro sitios emblemáticos del Centro Histórico de la ciudad de León como sedes de espacios culturales, para exposiciones artísticas y puntos de encuentro. Esta intervención ha permitido integrar a las diferentes dependencias municipales como Cultura, Turismo, Movilidad, Tránsito, Obra Pública, DIF, entre otros, con el fin de gestionar el cumplimiento y las necesidades del proyecto planteado. Coadyuvamos y promovimos el trabajo en conjunto, articulamos y coordinamos a estas dependencias y entidades para emitir su participación de manera efectiva e intencional, ya que hablamos de un evento donde se delimita la movilidad de los asistentes y queremos que cuenten con espacios dignos, limpios, ordenados, inclusivos y, lo más importante, seguros. El tema de la inclusión en este evento fue todo un estudio constante. Para que cualquier persona con algún tipo de discapacidad que desee ser parte de esta Fenal pueda acudir, trabajamos cada detalle en la zona, desde las rampas para su desplazamiento en el circuito hasta la integración de las rutas del Transporte Urbano Incluyente mejor conocido como Tüi, para el traslado oportuno y eficaz hasta la locación. Además, estuvimos haciendo hincapié en el tema de seguridad pues queremos que los asistentes se sientan seguros de caminar por las calles de nuestra ciudad. Gracias a la coordinación de Tránsito Municipal estaremos contando con elementos de seguridad suficientes, atención médica y protección civil para mantener la armonía y apoyar en cualquier situación de emergencia en los paraderos transitorios del Circuito Fenal. Con el trabajo de Desarrollo Urbano y Obra Pública adaptamos los espacios publicitarios para que estén en óptimas condiciones y pueda ser colocada señalética del festival, información que abarque desde su difusión hasta su programa de actividades, y así comunicar de manera adecuada e intencional a los interesados desde antes y durante el evento. Sin duda alguna, creo y sé que tendremos una Fenal interesante, fuerte y con muchas cosas nuevas que se quedaron guardadas debido al reto de la contingencia sanitaria; aprovecho para reiterar e invitar a no bajar la guardia en los cuidados pertinentes, usar responsablemente el cubrebocas y seguir los protocolos de higiene durante la asistencia. Si te cuidas tú, nos cuidas a todos. Agradezco este espacio a la Revista Cultural Alternativas, y a Cultura León la oportunidad de participar en un evento de tan destacada trascendencia para la ciudad y para los leoneses; definitivamente el Instituto Cultura de León destaca una vez más por su capacidad creativa, progresista e incluyente. Indudablemente la cultura y la promoción de la misma, es una de las actividades que involucra a la mayor parte de la estructura de una Administración de Servicios Municipales, es por ello que el acercamiento e invitación a ser parte para celebrar estos 32 años de la Feria Nacional del Libro de León con el lema Letras que nos unen, es para todos. No te la pierdas del 22 al 31 de julio 2021 en nuestro bonito León, que sigue avanzando como Ciudad Atractiva, Conectada y Educada.

Comunicar el arte Entrevista con Liz Perales

Por: Silvia Palacios La cultura y el periodismo forman una mancuerna que los fortalece entre sí; bajo esta premisa, la periodista española Liz Perales nos presenta su perspectiva en torno al periodismo cultural y la importancia de, más allá de generar contenido siempre amable, cuestionar al arte y al artista. RCA: ¿Cuál es la importancia de comunicar el arte periodísticamente?  LP: De siempre los medios de comunicación y la cultura han mantenido una alianza de conveniencia: los medios se alimentan de la cultura, le prestan atención y recursos —quizá no tantos como muchos desearíamos—, y ganan interés y prestigio informando de sus actividades y protagonistas; los artífices culturales, por su parte, saben que sin los medios sus manifestaciones difícilmente podrían difundirse, encontrar eco y ganar valor. Pero, esta relación ¿es hoy satisfactoria para ambos?  A diferencia de otros contenidos, la cultura ha recibido hasta ahora un trato favorable en los medios de comunicación. No me refiero al siempre discutible espacio o grado de atención que acapara (siempre escaso), sino a la actitud o predisposición con la que la abordan. Tengo la impresión de que ahora el periodista dedicado a informar de las actividades culturales se confunde más con un publicista que con un informador. Desde las redacciones, la cultura tiende a ser evaluada como una materia «amable», como un ámbito con escasos recursos que, de entrada, hay que apoyar. Y quizá por ello el periodista cultural se olvida de que es un investigador que, entre sus cometidos, figura el de formular preguntas incómodas al artista. Por otro lado, yo devoro los reportajes culturales, crónicas, entrevistas… que me descubren a un escritor, un actor o un músico. El buen periodismo cultural es descubrimiento y si la pieza está bien escrita, no lo distingo de cualquier otro género literario. RCA: ¿Por qué revalorar el periodismo cultural en una sociedad donde se relega al arte? LP: No tengo tan claro que la sociedad actual relegue el arte. Es más, creo que los gobiernos occidentales dedican importantes recursos a financiarlo y hay mucha gente que considera que lo que hace es arte. Pero esa es la cuestión, ¿es arte todo aquello que se dice que es arte? Desde hace cien años, el arte es un concepto que se expande como el gas, sin atender a un canon o reglas académicas, y donde la novedad suele ser lo más valorado por los medios de comunicación y el mercado. Creo que el periodismo cultural puede jugar un papel en señalar cuando en el arte, el rey está desnudo. Otra función importante del periodista es ser un cicerone en la jungla digital. La libre circulación de información y de publicación ha originado un exceso de oferta informativa, devaluando el producto. Está claro que las nuevas herramientas nos permiten ver y difundir lo que queremos, todo a nuestro alcance con un clic. Hoy se necesitan más que nunca de buenas cuadrillas que desbrocen y limpien los caminos hacia la información clasificada y organizada, singular y de calidad. Parece lógico que ese podría ser entonces el nuevo papel asignado a los medios de comunicación: o sea, el de ser editores que seleccionan los temas con criterio, los producen y dan un tratamiento adecuado a los gustos de su audiencia para distribuirlos por canales de pago o gratuitos. De ser así, ¿hay muchas diferencias entre el editor de publicaciones tradicional y el editor digital? RCA: Desde tu punto de vista, ¿por qué mantener los medios impresos en un mundo digital? LP: La revolución digital ha llevado a algunos gurús a predecir el fin de los medios escritos, pero tal vaticinio está por verse, y lo que se intuye es una convivencia todavía larga de los dos formatos. En cualquier caso, este nuevo contexto obligó a modificar los usos y maneras de operar de las empresas de comunicación y sus periodistas. Las empresas vivieron una cierta neurosis propia de periodos revolucionarios: mantenían el marco y la estructura del antiguo régimen mientras facilitaban la entrada y ofrecían el apoyo a los elementos desestabilizadores que les llevarían a un cambio de paradigma. Fueron años de debilidad e inestabilidad, algunas compañías se han arruinado, especialmente las de publicaciones impresas, y muchos periodistas se fueron al paro. Soy optimista y creo que la edición impresa (pienso más en libros y revistas que en diarios) tiene futuro y creo que es mucho más libre e independiente que la digital. Más independiente porque el mundo analógico es más difícil de controlar por el poder, exige de pequeñas inversiones para producir contenidos y su distribución no depende de las grandes empresas tecnológicas, hoy, los amos del universo que dictan qué puede o no publicarse. La edición impresa nos permitirá volver a lo local, a lo vecinal, a lo que nos une, frente a lo global. Por otro lado, creo que hay contenidos para editar en los dos formatos, para editarse solo en digital y para editarse solo en papel. Yo dirijo una editorial desde hace diez años, Bolchiro, que edita en impreso y digital, pero no todos sus libros los publicamos en los dos formatos. RCA: ¿Cuál es el presente y el futuro del periodismo cultural? LP: La revolución digital acabó con el modelo que había y ahora el periodismo busca su lugar. Hoy, Internet facilita que cualquier persona publique lo que se proponga de forma fácil, rápida y económica. Esta es una labor que antes estaba reservada a los periodistas y medios. La situación, aparentemente, resulta favorable para el consumidor y para el artífice cultural. La red da una gran libertad, permite presentar el producto sin intermediarios y entrar en contacto directo con los consumidores/usuarios a través de las redes sociales; sin embargo, estamos viendo que no es exactamente así y que los amos del universo (las tecnológicas) dictan, como ya he dicho, qué se puede y qué no se puede publicar. Por eso, creo que ha sido un gravísimo error que los diarios hayan cedido el prestigio de sus cabeceras y la publicación de sus informaciones a las redes sociales. RCA: Compártenos cinco claves para hacer buen periodismo cultural. LP: 1- Estudia y lee todo lo que puedas. Y mantente en forma con cine, danza, música… lo que más te guste. 2- Sé receptivo a las ideas más extrañas y a las personas más ajenas. 3- Investiga, descubre, analiza. Busca tu propia noticia y sal de los circuitos oficiales o habituales que ofrecen la misma información a la competencia. 4- Pregunta, pregunta, pregunta… Cuestiona a tus interlocutores. 5- Cuida la forma de tu escritura, tu estilo, y si haces televisión, radio o web, también. El periodismo cultural debe replantearse desde su núcleo para ofrecer una perspectiva crítica a las y los lectores; si bien es una herramienta para difundir el quehacer artístico también es necesario para cuestionar, por ello la labor del periodista debe apegarse a ver más allá de los temas y escenarios habituales, y siempre estar informado, como nos comparte la periodista, editora y colaboradora de El Cultural, suplemento cultural del diario El Mundo, y quien estará presente en el Encuentro de Periodismo Cultural a realizarse durante la Fenal 32. Síguela en su cuenta de Twitter @lizperales1 y conoce más de su trabajo, sin duda enriquecedor y que abre el panorama de lo que es el periodismo cultural en sí.