INSTITUTO CULTURAL DE LEÓN
INSTITUTO CULTURAL DE LEÓN

Epílogo de la Fenal 32

Compartir:

Por: Carlos María Flores

La Feria Nacional del Libro de León, Fenal, es emblema cultural del Bajío. Desde que surgió hace 32 años hasta nuestros días, la Feria se ha adaptado a los cambios sociales, tendencias literarias y, ahora más que nunca, a los avances tecnológicos, echando mano de estos para fortalecerse.

A los 13 años fui testigo del nacimiento de uno de los eventos más entrañables de nuestra ciudad, la entonces Feria Nacional del Libro Infantil y Juvenil. Cambió mi vida.

A partir de entonces, he visto cómo ha evolucionado hasta ser reconocida como la Feria Nacional del Libro de León. Se podría decir que crecimos a la par, y casi como un sueño hecho realidad, desde hace seis ediciones he tenido la fortuna de ser un agente que ha contribuido a su historia. Son seis años en que hemos vivido de todo, desde su fortalecimiento en la sede de Poliforum en más de 11 mil m², hasta la transición completamente virtual que vivimos en 2020 a causa de la pandemia de SARS-CoV-2 y ahora, el gran reto de llevar a cabo la primera edición híbrida y multisede que tendremos en este 2021.

La primera novedad de la edición 32 que me permito compartirles, es el formato. Tendremos exposición y venta de libros, presentaciones editoriales, eventos artísticos y talleres presenciales en cuatro recintos históricos que actualmente están bajo resguardo del Instituto Cultural de León: la Plaza de Gallos, el Museo de las Identidades Leonesas, la Casa de la Cultura Diego Rivera y el Teatro María Grever.

Además, estas actividades y otras que se mantendrán completamente virtuales, estarán disponibles en la app Fenal y en la página Fenal.mx. Esto corresponde al uso de herramientas tecnológicas que nos permiten tener un mayor alcance e interacción incluso a la condición de salud que vivimos actualmente.

Este formato multisede de Fenal 32 llevará a las y los visitantes a recorrer el Centro Histórico de nuestra ciudad, mismo que se convertirá por varios kilómetros en el #CircuitoFenal.

La Antigua Plaza de Gallos será la sede de las presentaciones editoriales, charlas y master class en las que podrás estar presente en el lugar o vía remota a través de las diversas plataformas donde se transmitirá la señal. Además, este recinto histórico alojará por 10 días un pabellón formado por editoriales locales e independientes en el que podrás adquirir libros.

En el Museo de las Identidades Leonesas encontrarás, además de sus interesantísimas exposiciones temporales, más stands de editoriales y un área de cafetería que te permitirá sentarte a hojear tus compras, iniciar una lectura o relajarte un momento para posteriormente continuar con el recorrido.

La Casa de la Cultura Diego Rivera también concentrará un número importante de sellos editoriales y fungirá como un espacio donde se desarrollen diversas actividades para niñas, niños, jóvenes y adultos, como talleres y cuentacuentos.

Finalmente, el Teatro María Grever será el espacio donde se desarrollen las presentaciones artísticas, entre las que se encuentran unipersonales de artistas locales y el Festival de Monólogos Teatro a una sola voz, que se desarrolla en conjunto con la Secretaría de Cultura y que en esta ocasión se integrará al programa artístico de Fenal, mismo que por segundo año consecutivo lanzó la convocatoria solo para artistas locales como apoyo económico en la pandemia.

Por si todo lo anterior no los ha sorprendido, desde el Instituto Cultural de León trabajamos con la firme convicción de hacer una Feria única cada año, es por ello que queremos que esta edición 32 sea un parteaguas en diversos sentidos, además de reconocer a la Fenal como una feria integradora, porque aquí cabemos todas y todos.

 Es en este rubro que Fenal 32 se regirá por tres ejes integradores: Equidad, Diversidad e Inclusión:

Equidad que, de acuerdo con la UNESCO, es el grado de justicia e imparcialidad. Lograr la equidad supone reducir las disparidades basadas en sexo, pobreza, lugar de residencia, pertenencia étnica, la lengua y otras características. (1)

Diversidad que, refiere el mismo organismo, es la multiplicidad de formas en que se manifiestan las culturas de los grupos y sociedades. La diversidad se manifiesta a través de las diversas formas en las que se expresa el patrimonio cultural de la humanidad y mediante los modos de creación artística, producción, distribución, difusión y disfrute, cualquiera que sea el medio y la tecnología utilizados. (2)

E Inclusión que, expresa la organización, es un enfoque que responde positivamente a la diversidad de las personas y a las diferencias individuales, entendiendo que la diversidad no es un problema, sino una oportunidad para el enriquecimiento de la sociedad, a través de la activa participación en la vida familiar, en la educación, en el trabajo y en general en todos los procesos sociales, culturales y en las comunidades. (3)

A partir de estos lineamientos trabajamos nuestra programación y estos serán visibles en las diversas actividades que tendremos como en los encuentros de Gestión Cultural y Arte Contemporáneo con las charlas Metodologías de gestión cultural hecha por mujeres, que impartirá Julia Cuéllar y Arte Guanajuatense desde las disidencias sexuales, donde participarán Christian Iván Ramírez Hernández, Melissa Ragui, Antulio Arrollo e Irving Tuxamee; o bien, en la master class de Diversidad, Inclusión y Equidad con Siri Hustvedt y Guadalupe Nettel, por citar solo algunas de las actividades.

Para que también esta Inclusión, Equidad y Diversidad sea palpable, trabajamos de la mano con diversas instituciones, ejemplo de ello es el Transporte Urbano Incluyente que tendrá varias estaciones alrededor del Circuito Fenal; o bien, el mejoramiento de rampas y espacios dentro de nuestros inmuebles para personas con discapacidad, así como la capacitación de personal de primer contacto en lengua de señas. Tenemos el compromiso y gusto de contribuir a la formación de una sociedad integradora.

 Cabe destacar que para hacer de este Circuito Fenal una realidad, contamos con el respaldo del H. Ayuntamiento así como de diversas dependencias que se sumaron a este nuevo formato de la Feria.

 Agradezco profundamente al Alcalde, al Consejo Directivo del Instituto Cultural de León presidido por mi estimado Gerardo Pons Zepeda, a la regidora Ana María Esquivel y a cada uno de mis compañeros de Gabinete por confiar en este proyecto y contribuir a que la ciudadanía tenga una experiencia Fenal favorecedora que derive en que año con año sean cada vez más personas las que asistan a la Feria.

Aquí hago mención del presidente municipal, Lic. Héctor López Santillana; del city manager, Dr. Luis Antonio Alanís Villarreal; de la presidenta y directora del DIF León, la señora Lula Solís Padilla y la Lic. Alma Cristina Rodríguez Vallejo; el director de Movilidad y Transporte, Ing. Luis Enrique Moreno Cortés; del director del Instituto Municipal de la Juventud, Lic. Misraim Macías Cervantes; a la directora de Desarrollo Urbano, Arq. Teresita del Carmen Gallardo Arroyo, y al director de Obra Pública, Ing. Carlos Alberto Cortés Galván.

Así como a la directora de Hospitalidad y Turismo, Lic. Gloria Cano de la Fuente; al director de Educación, Lic. Jesús Jonathan González Muñoz; a la directora de Desarrollo Social y Humano, Mtra. Silvia de Anda Campos; al director de Desarrollo Rural, Arq. Rodolfo Ponce Avila; al director de Salud, Dr. Juan Martín Álvarez Esquivel; gracias infinitas por unirse a la fiesta de la palabra más grande de la región.

Para despedirme quiero invitarles a que del 22 al 31 de julio se den una vuelta por el Centro Histórico, realicen el Circuito Fenal y lo compartan con nosotros a través de sus redes sociales, porque queremos que la Feria que nos ha acompañado por 32 años, continúe creciendo, resuene por lo alto y siga siendo una de las mejores ferias del libro a nivel nacional.

Sin duda, todos estos cambios vorágines forman parte de una serie de aprendizajes que ha vivido tanto el equipo organizador de la Feria como la ciudadanía. En esta ocasión, el conocimiento será aún mayor, pues viviremos una nueva experiencia con un nuevo formato y colaboraciones interinstitucionales destacables. Créanme cuando les digo que estamos ante una edición sin precedentes.

  • Arq. Carlos María Flores

Arquitecto, urbanista, gestor cultural y fotógrafo. Su trabajo se ha expuesto en México, Argentina, Estados Unidos y España. Director general del Instituto Cultural de León desde 2015.

Referencias:

Sin autor. (s.f.). Equidad. junio de 2021, de UNESCO Sitio web: https://learningportal.iiep.unesco.org/es/glossary/equidad

Sin autor. (s.f.). Diversidad cultural. junio, 2021, de UNESCO Sitio web: https://es.unesco.org/creativity/diversidad-cultural

Sin autor. (s.f.). Concepto de inclusión. junio, 2021, de incluyeme.com Sitio web: https://www.incluyeme.com/tag/...


Noticias relacionadas

Contar historias, no importa dónde

Por: Jorge FloresEl mundo se cuenta en historias, algunos usan los libros y otros la pantalla, Chascas se encuentra en medio de estas dos dimensiones, su mente se mueve cómodamente entre una y otra; con el streaming a tope, el autor chileno ha encontrado el éxito gracias a esta fortaleza. José Ignacio Valenzuela, Chascas, es un creador de contenido de 49 años. Desde niño cuenta historias, cuentos que no tienen un contenedor específico. Letras que se convierten en escenas e imágenes que se traducen en texto; siempre tuvo esta facilidad para navegar en dos formatos, habilidad que hoy es el pilar de su carrera. “Cuando yo era muy chico, a los siete u ocho años, escribía cuentecitos; siempre me gustó escribir (…) Cuando tenía nueve o diez un día salí de mi casa y encontré que había camiones, gente, porque estaban grabando una telenovela. La casa de al lado era la de la villana de la telenovela y entonces quedé deslumbrado con todas estas cosas de las cámaras, el director gritando acción, los actores repitiendo las escenas, imagínate mi cara de emoción que alguien me agarró y me subió al móvil de transmisión y yo veía el director que apretaba botones; hasta me regalaron un libreto”, cuenta el escritor en entrevista para la Revista Cultural Alternativas. “Entonces desde muy chico no tuve diferencias en mi cabeza, en mi proceso creativo, en mi tipo de escritura por pasearme por un formato o por otro. Para mí fue absolutamente natural”, recuerda aún con entusiasmo. Pero luego vino un conflicto externo, la sociedad llena de prejuicios y egos que le pintó una línea entre la televisión y los libros, limitando su libertad creativa y construyendo una frontera que para él nunca había existido. Estudiando literatura en la universidad escribió su primera telenovela y con ello llegaron las primeras críticas, sus colegas y profesores lo menospreciaban por haber caído en ese género ‘menor’; irónicamente, años después, cuando ya era un nombre en el mundo de las telenovelas y continuaba escribiendo libros, en el ámbito televisivo lo miraban con recelo. “Despreciaban el género, «¡Ah se puso tonto José Ignacio, se puso tonto, mira tan bien que iba estudiando literatura con sus libros!». Luego me pasó al revés, cuando estaba haciendo telenovelas seguía escribiendo libros, allá en el mundo audiovisual era «se cree muy muy porque ahora saca libros», era una cosa absolutamente delirante”, relata divertido. Al inicio estos prejuicios representaron un problema en su carrera, elegir televisión o libros; pero con el tiempo descubrió que su capacidad para moverse de un mundo a otro, no era una debilidad, sino una fortaleza que se propuso desarrollar. “Decidí que iba a escribir libros que parecieran películas e iba a escribir series que tuvieran referencias literarias, iba a hacer híbridos. Ahora ese conflicto me terminó dando la clave de mi carrera”. Fue entonces que las líneas que dividían esos dos mundos se difuminaron, pero no solo para él, sino para la industria literaria y audiovisual; ahora la televisión busca a la literatura para alimentarse y la literatura toma de referencia las tendencias en el streaming para proponer nuevas historias. Luego de una extensa carrera escribiendo telenovelas para Televisa y TV Azteca, además de una serie de publicaciones literarias; Netflix, el monstruo del entretenimiento en la actualidad, contactó a José Ignacio para la creación de una serie. Así nació ¿Quién mató a Sara?, que se convertiría en el estreno más visto de habla no inglesa en Estados Unidos, que tiene la plataforma hasta el momento (55 millones de cuentas que vieron la serie en su mes de estreno). “Cuando Netflix me llamó en enero del 2019 para ofrecerme escribir una serie, lo único que me dijeron fue «nosotros queremos una serie de suspenso», yo dije sí por supuesto, ¿qué iba a decir? —recuerda con gracia e ironía—, colgué la llamada y me aterré porque dije «esta es la misma gente que hace Stranger Things, que hace The Crown, que hace House of Cards, es la misma gente que está haciendo eso, yo no estoy a esa altura, yo no les llego ni a la rodilla». Entonces me matriculé en la universidad para estudiar guión de streaming para series, por 6 meses”, declara. Chascas fue descubriendo muchas cosas en este proceso. Las telenovelas tenían pocas pantallas y horarios, así que su oferta y temática era muy limitada, en cambio las series pueden verse en cualquier momento y desde una infinidad de dispositivos; la televisión en el pasado tenía segmentado a su público, hoy el streaming le ha quitado el rostro, edad, clase social y género a quien sea que esté frente a la pantalla. Otro diferenciador importante, el presupuesto, una telenovela podría costar tres millones de dólares, un capítulo de una gran producción en Netflix puede costar sesenta millones de dólares. José Ignacio tuvo que reaprender a contar historias ante la prioridad de cautivar a la audiencia; hoy las producciones llegan a todos los rincones del mundo y es imposible saber con quién se está ‘hablando’. Ante esta disyuntiva, el autor buscó el modo de ser universal, de hablarle a todo el mundo y entonces recordó que en México le enseñaron que hablar con un acento, escribir desde lo específico, es siempre más atractivo. “Me acuerdo haber tenido esa discusión de 30 años de estar en México, alguien me dijo «nosotros los mexicanos mientras más nos vemos, más mexicanos nos ponemos, no hablamos en neutro en nuestras telenovelas, nosotros hablamos en mexicano». Y entonces pensé en esa cita de Tolstoi que decía «pinta tu aldea y serás universal»”. Así fue como Chascas ‘se miró el ombligo’ y contó una historia para sí mismo, una historia calculada que se convirtió en un fenómeno, la razón nadie la sabe; el autor hizo una historia de suspenso, corrupción y abuso de poder pensando que esos elementos podrían atraer a la audiencia, pero el ‘qué’ específico que convirtió a ¿Quién mató a Sara? en el éxito que hoy en día es, nadie lo sabe. “Mi instinto me guió para decirle a mi jefe «mira, por ahí me quiero ir, porque siento que con esa manera al menos vamos a minimizar riesgos», pero minimizar riesgos no significa un éxito, ¿cuántas veces yo mismo he hecho proyectos minimizando riesgos y me ha ido pésimo?, no tengo idea qué sucedió con ¿Quién mató a Sara?”; finaliza el autor. José Ignacio Valenzuela, quien vive entre sus éxitos literarios, sus obras en la televisión y ahora el streaming, participará en la Feria Nacional del Libro de León como uno de los invitados estelares.

Bef. Una trayectoria en pro de la diversidad narrativa

Por: Edgar Aguirre“En este mejor país, uno de nuestros grandes logros ha sido construir espacios de mayor tolerancia a la otredad en todos los sentidos; y una de las manifestaciones de esto, creo, es el hecho mismo de ser distinguido con este premio”. “Bef es un tipo que escribe novelas y dibuja cómics desde la Ciudad de México”, declara sobre sí mismo Bernardo Fernández ―en entrevista con Alternativas― como una respuesta corta ante la solicitud de compartirnos parte de su historia; y sí, existe una descripción mucho más amplia y profunda para conocer a este escritor, historietista, diseñador gráfico, dibujante y narrador, por mencionar algo de su extensa experiencia. Desde pequeño, Bernardo ha sido un lector voraz, recuerda un hogar rodeado de libros, muchos de ellos infantiles y, por supuesto, cómics, mismos que eran la lectura principal para él y su hermano. “Había una especie de graduación al libro para adultos (el primero que no tenía muñequitos), el primero que yo leí fue Fahrenheit 451 de Ray Bradbury, desde entonces es uno de mis autores consentidos. Yo creo que no era la novela indicada para un niño de 11 años pero sí me deslumbró; hubiera preferido comenzar con Crónicas marcianas pero no. A partir de ese momento fueron un montón de lecturas...”. Posteriormente llegó el descubrimiento de autores como Mary Shelley, Kurt Vonnegut, Jorge Ibargüengoitia, Ursula K. Le Guin, Paco Ignacio Taibo, Philip José Farmer…, toneladas de cuentistas de ciencia ficción y fantasía como él mismo lo menciona, sin faltar los referentes en el mundo del cómic como Frank Miller y Alan Moore, quienes fueron influencias fundamentales para Bef respecto a la vocación por este tipo de publicaciones y que ha mantenido a lo largo del tiempo. Ya desde muy pequeño contaba con esta idea de convertirse en dibujante, sin tener muy claro entonces las diferencias entre la caricatura, ilustración, animación y cómic; finalmente eligió este último para desarrollarlo a nivel profesional de la mano del cuento y la ciencia ficción ―su gran amor literario―. Su labor gráfica arrancó con la realización de fanzines en la escena post punk de la ciudad de México a principios de los 90, periodo en el que también inició a publicar dibujos en El Universal; desde entonces la creación no se ha detenido. En el 95 llegó Error de programación, cuento infantil de ciencia ficción que obtuvo una mención honorífica en la Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil; 10 años después, la vida del autor se transformó a raíz de Tiempo de alacranes, su primera novela policiaca, misma que fue galardonada con el Premio Nacional de Novela Negra ‘Una vuelta de tuerca’, durante su primera edición, abriéndole las puertas del mundo editorial. “A partir de ese momento empecé a publicar de manera sostenida y continúa prácticamente todos los años, no me he detenido, no he tenido años sin publicación formal desde entonces; así que para mí fue muy importante ese primer premio para esa primera novela que también fue premiada en España como mejor primera novela policiaca en la Semana Negra de Gijón. Entonces, han sido pocos premios pero para mí han sido muy sustanciosos y muy importantes”. Bef se describe como un veterano de la contracultura por pertenecer al mundo de los subgéneros como el cómic y la ciencia ficción; y ha tenido que transitar un sinuoso camino, pues durante mucho tiempo, sobre todo en nuestro país, la historieta era relegada y vista como poca cosa en términos de alta cultura. Un esfuerzo generacional, como lo expresa el autor, permitió el surgimiento de formas diferentes de historieta en México, dirigidas a nuevos y diversos públicos, con nuevos bríos que han permitido mantenerla vigente después de casi 130 años de existencia y ubicándola entre los grandes generadores de contenido para otro tipo de formatos como las series y el cine, “justamente porque es un medio poderoso, con nuestras dos más fuertes herramientas de comunicación: la palabra y la imagen”, asegura Bernardo orgulloso de ser parte de este logro colectivo, de pertenecer al grupo de autores independientes que dignificaron a la historieta para brindarle un espacio fuerte y propio en las librerías.“He pertenecido a una generación que nos ha tocado sacar de lo subterráneo a los cómics, de legitimarlos como una forma de narrativa, traerlos al centro de manera importante; la novela policiaca que siempre había estado en los márgenes, trabajar también la ciencia ficción y la literatura fantástica que habían sido relegadas en la cultura y en la literatura mexicana específicamente, durante mucho tiempo, y a las que he tenido la gran suerte de poderme dedicar. Hoy en día soy un narrador profesional, escritor y dibujante, y tengo el gran orgullo de dedicarme a vivir de imaginar cosas. Ahora mi sueño es que todos los meses, o todas las semanas, tú llegues y, así como siempre hay nuevos libros y novelas, nueva oferta editorial de autores y autoras mexicanas, que siempre hubiera una novela gráfica, por lo menos una o dos de autores o autoras mexicanas; eso querría, que se sostuviera como una alternativa legítima de lectura. Englobaría también que siempre hubiera novelas policíacas y libros de ciencia ficción, escritos o dibujados, ese sería mi mundo ideal”. Bef ha compartido su visión del mundo en más de una veintena de libros, en su mayoría basados en temas cotidianos, con referencias literarias, hechos históricos, con experiencias también; lo que evidencia que el escritor comparte, además, parte de sí. Ejemplo de ello es su novela gráfica más famosa, Habla María. Una novela gráfica sobre el autismo, un testimonio sobre el ser padre de una pequeña con autismo ―su propio testimonio―, una mirada a su intimidad, una mirada de amor que, además de visibilizar el tema, ha permitido ser una fuente de entendimiento, inspiración e inclusión. Es esta calidad humana la que se percibe en este artista de los cómics, al verlo (aún solo en imagen), al cruzar palabra con él; es esta capacidad de empatía, aunada a aspectos como la disciplina, la persistencia y la convicción, lo que ha determinado, en muchos sentidos, su brillante carrera. “Si algún mérito tengo es haber sido coherente”. Hoy, esta correspondencia entre el pensar, el decir y el hacer, es retribuida con el Reconocimiento ‘Compromiso con la Letras’, homenaje que la Feria Nacional del Libro de León, en su edición 2021, brinda a Bef por su sincera y vasta aportación a la literatura y a la creación de lectores. “A falta de haber sido el más talentoso, de todos creo que sí fui el más persistente o de los más persistentes; no tengo duda, es lo que me ha llevado al espacio en el que estoy, bueno o malo, importante o no. Creo que el camino, desde que me senté a escribir mi primer cuento hasta recibir este reconocimiento de la Fenal, es un camino de la persistencia y, en última instancia, de la disciplina, del trabajo, que es algo que para mí es muy importante. Para mí no es sólo el reconocimiento a una trayectoria individual sino es el reconocimiento a un esfuerzo colectivo de mucha gente que hemos peleado porque estas cosas raras (me refiero a los cómics, la ciencia ficción, la literatura fantástica, la novela policíaca, la literatura infantil y juvenil) sean reconocidas como valiosas porque lo son; eso es lo que más me llena de honor”. Bernardo Fernández posee muchas más historias que contar y compartir con lectores y lectoras; actualmente trabaja en dos proyectos: un cuento de hadas punk, en formato de cómic, para niños y niñas pequeñas; y una novela gráfica totalmente de ciencia ficción, algo que nunca había realizado pues, asegura, no contaba con la madurez creativa que domina hoy en día y que le permite dar este paso en su carrera. Agradece ser un privilegiado que atesora el poder dedicarse al dibujo y la escritura. El camino continúa para seguir ofreciendo y recomendando nuevas posibilidades de literatura, para romper barreras y cánones, para resistir y dar empuje a la historieta como una forma legítima de narrativa, porque “es potencialmente una gran promotora de la lectura” y ―haciendo eco de las valiosas palabras de Bef―, porque “la gente que no lee cómic, de cualquier edad, adultos o niños, como la gente que no va al cine o que no va a los museos o al teatro, se están perdiendo de cosas maravillosas”.

Demasiado odio

Por: Victoria Salado“México no es para ti, México ya no es para nadie. Por favor piénsalo bien, por favor ¡no se te ocurra venir!”, así comienza Demasiado Odio, una alegoría que refleja en sus páginas las inconsistencias del crimen y la violencia a través de un largo viaje no programado. Treinta años después, Sara Sefchovich retoma la historia de Beatriz, aquella mujer que cautivó a las y los lectores en Demasiado Amor (1990). Ahora, la protagonista se enfrenta a una serie de experiencias que determinan su vida en su etapa de edad madura, donde impera un entorno de desgracia. Demasiado Odio es el reflejo de una sociedad que adolece por la violencia, misma que acompaña a Beatriz, la protagonista, durante toda la trama, comenzando por el hecho de que es violentada por un hombre que, por diversas circunstancias, inicia siendo su amante y al que termina tomándolo como hijo. Todo inicia con un diario íntimo que Beatriz dirige a su sobrina. En él, le narra su travesía por el centro, sur y norte de México (en ese orden); así como que, tras un suceso, su vida tomará una nueva dirección que la forzará a autoexiliarse en el extranjero y comenzar un nuevo y largo viaje que la llevará por varios continentes. A lo largo del texto, Sefchovich resume los conflictos sociales que no solo imperan en México, sino que se transmutan al resto del mundo, pasando del narcotrafico al terrorismo. Donde impera el silencio ante una clara denuncia de la violencia en la que solo queda demasiado odio ante la vida misma. La historia, contada desde la primera persona, presenta un esfuerzo solidario para NO olvidar y evitar la negación ante la acción colectiva destinada a borrar la memoria del pasado y el ocultamiento de conflictos sociales. Al buscar sensibilizar al lector a través de su historia, insertando guiños a la ironía y el humor negro, que lo mantiene interesado hasta el final de la historia. Sara Sefchovich es una escritora mexicana nacida en 1949, autora multifacética con textos que van de lo periodístico a lo literario pasando por lo político. Académica, socióloga e historiadora, merecedora de diversos premios y reconocimientos como el Agustín Yáñez (1990) por su novela Demasiado Amor. Autora que goza de la recopilación de conocimiento e información de su entorno, acto que se puede apreciar en sus textos, mostrado desde la maestría configurada por su ética ideológica y la estética de su escritura. Entre sus obras se puede destacar: Demasiado Amor (1990), Vivir la vida (2000) y Demasiado Odio (2020). No olvides disfrutar de la presentación del libro Demasiado Odio en la programación de Fenal 32 y revisar más detalles del día y horarios en la redes oficiales de @FenalOficial. Ficha Técnica Demasiado Odio Editorial OCÉANO Primera Edición 2020 Páginas: 261 Costo: $275.00